Noción de tiempo: herramientas para ayudar a que mi hijo/a lo administre

“El tiempo”. La comprensión del tiempo no es innata, sino que requiere de un aprendizaje. Este aprendizaje acompaña diferentes ciclos vitales de la persona: niñez, adolescencia y adultez. Durante la niñez, para comprender su noción, y a partir de la adolescencia, para gestionarlo de forma oportuna.

Piaget, -psicólogo suizo que sentó las bases del desarrollo cognitivo infantil- refería que para que los niños desde pequeños puedan manejar adecuadamente el tiempo, “es importante el tiempo vivido”. Esto quiere decir, las experiencias cotidianas, que luego se traducen en hábitos y, a posterior, en rutinas.

Un hábito se puede definir como “un comportamiento automático que le permite a las personas desempeñarse día a día” (Neistadt y Crepeau, 1998, p. 869). Los hábitos contribuyen a organizar. Pueden también convertirse en aliados para el desempeño en las diferentes áreas de ocupación de una persona.

Las rutinas, por otro lado, son aquellos patrones de comportamiento que son observables y repetitivos, y que brindan una estructura a la vida diaria. Las rutinas requieren comprometer un espacio de tiempo. (Fiede et al., 2002; Segal, 2004).

Familias, es de suma importancia destacar que las rutinas pueden ser favorecedoras o contraproducentes para la salud. Esto dependerá de dos grandes factores: 1) el uso del tiempo de forma equilibrada y 2) el contar con ocupaciones significativas y acordes al ciclo vital.

Haciendo una síntesis de lo mencionado, sabemos que:

  • Las rutinas brindan una estructura a la vida diaria.
  • Las rutinas implican tener un conocimiento de las nociones de tiempo.
  • El uso y administración del tiempo es clave para una rutina organizada.
  • El uso y administración del tiempo es sinónimo de salud y calidad de vida.

Algunas sugerencias para favorecer la noción de tiempo desde casa, están orientadas a:

  • Noción de día y noche. A través de preguntas simples ¿Qué hacemos en el día? ¿Qué hacemos en la noche? ¿Cuándo empieza el día? ¿Cuándo empieza la noche? ¿Qué haces durante el día? ¿Qué haces durante la noche?

Apoyo I: se pueden utilizar imágenes y solicitarle a nuestro hijo o hija que señale la opción que considera.

  • Noción de semana y mes. Por ejemplo, preguntando a nuestros hijos o hijas cuántos días tiene la semana, cuáles son y cuál les gusta más y por qué.

Apoyo I: Tener un calendario a mano será de gran utilidad y recuerden, el calendario es un aliado para todas las personas: niños, adolescentes y adultos.

Apoyo II: De igual forma, marcar en el calendario los eventos o actividades del mes. Los apoyos visuales refuerzan la incorporación de aprendizajes.

  • Noción de minuto y hora. Por ejemplo, comenzar a enfocar la atención en las duraciones, de lo general a lo específico. ¿Cuánto tiempo tardo en ordenar el cuarto? ¿Cuánto tiempo estoy en el colegio o trabajo? ¿Cuántas horas dura una película? ¿Cuántos minutos dura una canción?

Apoyo I: Pueden ir acercándose a las duraciones, utilizando un reloj o el cronómetro del teléfono celular.

Apoyo II: Muchas veces, el imprimir un reloj e ir pintando cada hora, asociada a alguna actividad, puede ser una gran herramienta para incorporar el contenido.

Visualicemos la importancia de estas nociones a futuro, en donde nuestro hijo o hija trabajará y deberá poder organizar su tiempo: si trabaja 6 horas y tiene 1 hora de almuerzo, si tiene una pausa de 15 minutos, etc.

  • Reconocimiento de fechas. El calendario anual y mensual, como mencioné anteriormente, deberán ser aliados.

Apoyo I: Comenzar a plasmar en un calendario anual cuáles son los meses de escuela o trabajo, cuáles son las semanas o el mes de vacaciones, anotar fechas de cumpleaños o de eventos anuales (fiestas, días feriados, etc.). Tenerlo pegado en la heladera o en una pizarra en el cuarto, será una gran estrategia.

Apoyo II: Poder brindarle a mi hijo o hija la responsabilidad de anotar las fechas importantes, no sólo es importante para la adquisición de esta noción, sino que también implica que le están brindando confianza y seguridad.

Apoyo III: Otro recurso estratégico, es el armado de una línea de tiempo, con fotos de eventos importantes en su vida: cuando nació, primer grado, egreso de secundario, etc.

Algunas sugerencias para favorecer el uso adecuado del tiempo desde casa están orientadas a:

  • NOMBRAR Y LISTAR. Hacer junto a mi hijo o hija un listado de actividades que suele realizar un día de semana. Incluso el tiempo con la PC, teléfono celular, notebook, etc. Luego acomodarlas con rangos horarios. En la web pueden encontrar el recurso “torta de la vida”. Este sugiero imprimirlo y que cada miembro de la familia lo realice. El resultado: una experiencia a todo color, que los hará reflexionar sobre el uso del tiempo.
  • PLANIFICAR. Proponer planificar las actividades y los horarios. Por ejemplo, el tiempo de estudio, el tiempo libre, el tiempo de ocio, etc. Anotarlo en una hoja o en la PC. Esto también quiere decir que, si como familia consideremos que sería positivo que nuestro hijo o hija limite el tiempo en alguna actividad, se lo hacemos saber y explicamos los motivos. Particularmente, será necesario limitar horarios y actividades durante la adolescencia.
  • RUTINA. Crear una rutina con sus actividades y horarios, encontrando el equilibrio. Esto quiere decir, volcar la información del punto A y B en un calendario. Con equilibrio, me refiero a poder pensar actividades obligatorias (como estudiar, trabajar, ordenar el cuarto, pagar la factura de su teléfono celular) y aquellas recreativas de tiempo libre, tanto individuales como grupales.
  • CUIDAR EL TIEMPO LIBRE. Cuidar el tiempo de ocio y tiempo libre es valioso. Recordar que las actividades que se realicen deben ser acordes a su edad e interés, de esta manera favorecemos el autoconcepto y promovemos una autoestima sana.
  • AJUSTAR EXPECTATIVAS Y CEDER LA TOMA DE DECISIONES. Como familia, es comprensible que hayan generado expectativas acerca de cómo será su hijo o hija en el futuro y de allí, que se encuentren tentados a elegir sus actividades y organizar sus horarios. Es fundamental que, para la organización de sus tiempos y la incorporación de una rutina, su hijo o hija DECIDA qué le interesa hacer y qué no, con las herramientas que posea. Utilizando el lenguaje verbal, utilizando imágenes o expresando gestualmente su deseo.
  • TECNOLOGÍA COMO ALIADA. El celular es una herramienta que tiene múltiples recursos a disposición y que, como familia, pueden usar a su favor. Todo proceso requiere entrenamiento y constancia, sí. El uso del calendario de Google, con horarios y colores, es visualmente atractivo. Y sólo hay que armarlo semana a semana y entrar cada día o sumar una alarma que me recuerde la actividad. Qué útil, ¿no?

Recuerden: En primer lugar abordar desde casa las nociones de tiempo, luego sí, podemos comenzar con la administración del tiempo.

Por Melany Wersocky, Lic. en Terapia Ocupacional

¿Cómo administran el tiempo en casa? ¿Tienen en cuenta estas sugerencias?

Deja una respuesta

ASDRA - Asociación Síndrome de Down de la República Argentina

Uriarte 2011 (C1425FNA) CABA - Argentina
ASDRA, Miembro Fundador de la Red T21 / Miembro Fundador de FIADOWN
www.asdra.org.ar

Contactate con comunidad ASDRA: